IVA 0 % 📦 ENVÍO GRATIS a partir de 55€

¿Cuál es el mejor aceite para cocinar?

El aceite es un producto que no falta en ninguna cocina española y que está presente en un sinfín de recetas y elaboraciones, pero, ¿cuál es el mejor aceite para cocinar? 

Cuando cocinamos, no solemos prestar una gran importancia al aceite de cocina, y en muchos casos utilizamos el mismo, independientemente de que vayamos a freír, preparar una salsa o aliñar una ensalada. Esto es un error, porque, aunque es cierto que todos proceden de fuentes vegetales, no todos los aceites son iguales ni se comportan de la misma forma en función de cómo los utilicemos. 

Como habrás podido comprobar, existen diferentes tipos de aceite para cocinar, cada uno con sus propias características y propiedades, y es importante saber cuándo utilizar uno u otro en función de la elaboración o el plato que vayamos a llevar a cabo. 

Por ello, en Olivarte te vamos a ayudar a utilizar el mejor aceite para cocinar, mostrándote las características de cada uno. Y, si tienes dudas, utiliza el AOVE, porque con él no vas a fallar. 

Tipos de aceite para cocina: ¿cuál elegir?

Como hemos comentado, cada aceite comestible tiene sus propias características nutricionales, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo, que incidirán directamente en cómo utilizarlo. 

Dicho esto, vamos a repasar los diferentes tipos de aceite para cocinar y ver cuál es mejor para cada cocinado. 

AOVE, el mejor aceite para cocinar

Además de ser el de mayor calidad, el aceite de oliva virgen extra es el mejor aceite para utilizar en la cocina. Elaborado sin pasar por un proceso de refinamiento, mantiene el sabor intenso de la aceituna, aportando un toque delicioso a cualquier plato y, sobre todo, no sufre al exponerse a altas temperaturas. 

Así mismo, no solo es el mejor aceite comestible, sino que el AOVE también es el más saludable y el más natural, caracterizándose por ser rico en grasas monoinsaturadas saludables con propiedades antioxidantes. 

Por sus características, el AOVE es muy versátil y lo puedes utilizar tanto en el horno, como en la sartén e incluso en tus frituras, garantizando unos excelentes resultados gracias a su alto contenido de grasas monoinsaturadas, que le proporcionan una mayor estabilidad ante el calor, y no comenzará a quemarse hasta alcanzar una temperatura de 210º.

Ahora que ya sabes qué aceite de cocina es mejor, vamos a analizar el resto de opciones disponibles. 

Aceite de oliva virgen para cocinar

Tras el AOVE, el aceite de oliva virgen para cocina se ensalza como la siguiente mejor opción, ofreciendo un rendimiento similar, sin llegar a la excelencia del virgen extra. 

La principal característica es que contiene un menor porcentaje de zumo de aceituna, lo que se traduce en un sabor más suave. 

Una ventaja es que ofrece un mayor rendimiento al freír o rehogar, dado que al ser menos natural, tiene su punto de humo más alto en 240ºC, una temperatura a la que es difícil llegar en las cocinas convencionales. 

Aceite de girasol

El de girasol es uno de los aceites más utilizados en las cocinas españolas, tan solo por detrás de los de oliva, ofreciendo un buen comportamiento.

Es un aceite rico en ácidos grasos poliinsaturados y ácido linoleico, es una importante fuente de vitamina E. También es muy versátil, es uno de los aceites que mejor se comporta al freír todo tipo de alimentos, aunque realmente puede utilizarse con todo tipo de técnicas de cocina e incluso para aliñar ensaladas. 

Eso sí, frente al AOVE, tiene un sabor muy neutro que pasa mucho más desapercibido. Además, el aceite de oliva virgen extra contiene principalmente ácidos grasos monoinsaturados como el ácido oleico, que ofrece importantes beneficios a nivel cardiovascular, mientras que el de girasol contiene, sobre todo, ácidos grasos poliinsaturados, que pueden oxidarse más fácilmente y son menos estables. 

Aceite de coco

El aceite de coco ha ganado un gran protagonismo en la cocina, ofreciendo un buen rendimiento, aunque debido a su alto contenido de grasas saturadas, no se recomienda un consumo en exceso

En caso de utilizarlo, el más aconsejable y de mayor calidad es el aceite de coco sin refinar, más conocido como “virgen”, aunque a partir de los 170º puede empezar a quemarse, de ahí que no sea apto para freír. 

Aceite de aguacate

Tras los de oliva, el aceite de aguacate es uno de los más destacados para cocinar, principalmente porque no está refinado y porque tiene un punto de humo muy elevado, lo que permite utilizarlo para cocinar todo tipo de platos. Además, es rico en grasas monoinsaturadas saludables. 

Su principal inconveniente es que tiene un sabor muy suave, que al mezclarse con otros ingredientes puede pasar totalmente desapercibido. Aunque esto puede convertirse en un punto a favor si no buscas añadir ningún sabor extra a tus platos. Todo dependerá de lo que vayas a cocinar y de tus preferencias. 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados